Tags:

A 16 años, Cabezón

El 28 de mayo del año 2000, el Monumental veía la primera actuación de Andres D’alessandro. Un joven chico que destilaba gambeta y juego, hacía sus primeros pasos en el Más Grande.

Por el torneo Clausura del año 2000, River esperaba la visita de Unión de Santa Fe. El equipo dirigido en ese entonces por Américo Gallego, venía de quedar afuera de la Copa Libertadores y necesitaba recuperarse urgentemente.

La noticia de esa noche la dio Andrés D’alessandro, que por ese entonces con tan solo 19 años, hacía su debut con el ‘Millonario’. Aunque Unión ganaría ese partido por 2 – 1, el público presente en el Monumental tendría el privilegio de ver el primer partido del ‘Cabezón’ con la camiseta de River. Y no sería el último…

A mitad del 2001, D’alessandro ya estaba considerado como titular del equipo. Con el Mundial sub-20 en el medio, el ‘Cabezón’ había deslumbrado a todos con su talento, ganándose un lugar en el Más Grande. Si bien no pudo consagrarse campeón en ese año, tendría una segunda oportunidad en el 2002 de la mano de Ramón Díaz. Luego, llegaría Manuel Pellegrini en el 2003 y otro título local más para el joven Andrés.

Con su gran nivel y juego, su salida del club fue cuestión de tiempo: el Wolfsburgo lo compraría por 9 millones de dólares, e iniciaría una gran carrera en el exterior, pasando también por Portsmouth, Zaragoza e Inter de Porto Alegre, en donde es referente e ídolo indiscutido.

Hoy, a los 35 años, el ‘Cabezón’ volvió a su lugar de origen. Aunque ya no es más ese jugador eléctrico, su pegada y su habilidad están intactas. Pese a quedarse solo hasta diciembre, todos los hinchas de River sueñan con que deje Brasil y se quede de una vez por todas.