Tags:

Una derrota que aleja la ilusión del campeonato

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail to someone
river casla

En un partido parejo, el Millonario cayó 2 a 1 ante San Lorenzo por un error garrafal de Augusto Batalla. La chance de campeonar se devanece.

A través de un lateral desde el costado derecho, San Lorenzo llegó al gol con una gran definición de Nicolás Blandi, que aprovechó la pasividad de la defensa para contrarrestar una situación que en principio no debería ser peligrosa.

La respuesta de River no se hizo esperar. Gonzalo Martínez ejecutó un centro y la pelota dio en la mano de Marcos Angeleri. Sebastián Driussi se hizo cargo del penal y lo cambió por gol para poner el empate.

Tras el gol se produjo una pésima noticia para River. Sebastián Driussi no pudo hacer pie y se abrió de piernas, lo que derivó en una fuerte molestia que le impidió seguir en el partido. Sin Alario ni Driussi, el Millonario sintió mucho sus ausencias y tuvo poco peso en ataque.

A los 10′ del segundo tiempo, Belluschi ejecutó un tiro libre que en principio no llevaba peligro pero Augusto Batalla falló en el rechazo con los puños y la pelota terminó rebotando en Díaz para poner el 2 a 1.

Sin merecerlo, y con un error infantil de Batalla, el Millonario se encontró con un 1-2 inesperado. En seguida, Carlos Auzqui, de flojo partido, tuvo la oportunidad de poner el empate pero definió muy mal ante Nicolás Navarro.

Gallardo movió el banco (ya había ingresado Alonso por Driussi) para intentar llegar al empate y puso a Marcelo Larrondo por Ariel Rojas, formando un equipo muy ofensivo. A pesar de acumular hombres de ataque, el Millonario careció de ideas y no contó con chances importantes de lograr el empate.

La falta de Alario (y luego de Driussi) y la poca actividad de Alonso y Larrondo fueron determinantes a la hora de analizar las pcoas situaciones del equipo en el segundo tiempo. La chance de quedar punteros a la espera del partido de Boca se desvaneció. Todavía faltan tres fechas, pero la posibilidad de campeonar parece ser una utopía.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail to someone