Comienzo soñado

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail to someone
RIVER DIM

En el primer partido de la Copa Libertadores, el Millonario dio una muestra de buen fútbol y venció 3 a 1 a Independiente Medellín en Colombia.

Luego de la pobre imagen que dejó el equipo el domingo ante Unión, hubo una rápida revancha por Copa Libertadores y el rendimiento fue totalmente diferente: hubo pasajes de gran fútbol, fue contundente, dominó el partido y prácticamente no sufrió defensivamente.

Ante una lluvia que no cesó desde varias horas antes del encuentro y un campo de juego con mucha agua, el árbitro (junto al veedor de CONMEBOL) decidió que el periodo comience. El encuentro se hizo muy luchado y desprolijo por el estado del campo de juego. A los 26′ el juez decidió suspender momentáneamente el partido, previa consulta con los capitanes de ambos equipos.

Tras el parate de una hora, River salió con todo y una ráfaga encaminó el partido a su favor. Al minuto, Lucas Alario entró al área y el defensor del DIM le cometió penal. El mismo delantero lo cambió por gol.

A los 33′ llegó el segundo. Tras un tiro libre ejecutado por Gonzalo Martínez, el arquero no pudo controlar la pelota y Sebastián Driussi capturó el balón dentro del área para definir sin arquero. El Millonario aprovechó el parate y en apenas cinco minutos encaminó el partido.

En el comienzo del segundo tiempo, River volvió a golpear y liquidó el partido. Tras un rebote en el área, Lucas Martinez Quarta la enganchó de volea y marcó un golazo.

Con el triunfo casi sentenciado, el Millonario desaceleró y se dedicó a esperar que el tiempo pasara. A tres minutos del final, Augusto Batalla salió apresuradamente y chocó al delantero colombiano cometiendo un claro penal. Quinteros lo cambio por gol, pero el resultado ya estaba sellado.

La clave del triunfo pasaron por la solidez en la zona central del mediocampo confirmado por Ponzio y Rojas, que le dieron equilibrio al equipo y eso le permitió soltarse a Nacho Fernández, que fue el más desequilibrante en tres cuartos de cancha. El oportunismo de los delanteros estuvo presente y la zaga central cumplió con creces.

Imagen: Prensa CARP

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail to someone