Tags:

No lo supo liquidar y lo pagó caro

River no lo supo liquidar el partido, cometió muchos errores y perdió el Superclásico por 4 a 2 tras irse al descanso 2 a 1.

Al Millonario le costó hacer pie en el comienzo del partido, especialmente en el mediocampo, y Boca abrió el marcador por intermedio de Bou, ante una defensa estática.

La reacción de River no se hizo esperar y Driussi, que sigue en racha, metió una volea dentro del área, tras un mal rechazo de Peruzzi, para poner el empate.

Por derecha se veía lo mejor de River y tras un centro de Jorge Moreira, Lucas Alario apareció dentro del área para poner de cabeza el 2 a 1 y hacer delirar al público Millonario.

En el inicio de la segunda mitad se vio lo mejor del Millo, que pudo ampliar el resultado. Alario definió mal tras un centro de Driussi y Pity Martinez controló mal el balón en con claro mano a mano que se diluyó.

Gallardo comenzó a pensar en la final del jueves y sacó a D’Alessandro para darle descanso. El “Cabezón” jugó un partidazo y fue la manija de River durante todo el partido.

Tras el cambio, Augusto Batslls salió lejos y por intentar salir jugando en una pelota divida con Tevez, el delantero se la robo y definió con el arco libre para poner el 2 a 2, en un momento donde era todo del Millonario.

Con muchos errores en el mediocampo y en la defensa, Boca volvió a aprovechar desentendimiento defensivos del equipo y logró convertir el tercero con un derechazo de Tévez a los 35′.

Alario, de cabeza, pudo convertir el empate pero definió por abajo cuando la jugada pedía un cabezazo por encima del arquero. En tiempo de descuento, Mina pudo empatar el partido pero falló un cabezazo muy claro. En el último minuto, otra mala salida de Batalla, le permitió al rival marcar el cuarto.

Por errores individuales, al Millo se le escapó un clásico que estaba para ganarlo y acercarse a la punta. Los errores defensivos, las fallas en la definición más la intención de Gallardo de guardar jugadores, en el segundo tiempo, para el jueves dejaron a River con las manos vacías.