Tags:

“Después de cada partido hablo con Barovero”

Augusto Batalla reveló que sigue teniendo contacto con “Trapito” y que se analizan mutuamente: “Después de cada partido hablo con Barovero”.

Batalla contó lo que hace luego de cada partido: “Hablo con Barovero”

La comparación entre Augusto Batalla y Marcelo Barovero es inevitable. “Trapito” dejó la vara muy alta y la responsabilidad cayó en manos del juvenil, que hasta ahora ha cumplido: no ha tenido actuaciones descollantes ni flojos rendimientos.

“Hablo semanalmente con Marcelo. Más allá de lo profesional, tenemos una relación que va más allá. Charlamos de la vida. Y después de cada partido hablo con él: yo veo los de él y él mira los míos y después los comentamos. Me ayuda mucho, tiene siempre las palabras justas”, afirmó Batalla.

Tras compartir plantel durante dos años, Augusto aprendió de “Trapito”: “Marcelo me ayudó muchísimo. Un consejo que me inculcó es una frase que siempre nos repetíamos para mentalizarnos: mantenerte bien en la semana, con las comidas, con el descanso, jugar, tratar de hacer las cosas bien, rebobinar, ver el partido, analizarlo, corregir y ya focalizarse en lo que viene. Y repetirlo. Mantener esa estabilidad, en la misma línea, aprender”.

“Tengo 20 años y estoy asumiendo esta responsabilidad: no es fácil, y está bueno que la gente me tenga paciencia, pero no deja de ser el arco de River. Por suerte desde el primer minuto que entré a la cancha la gente me apoya muchísimo, confía en que puedo ser lo que el arco necesita, defenderlo. Eso me llena, me da confianza y estoy eternamente agradecido”, expresó sobre el apoyo del hincha.

El pibe contó sus sensaciones de ser el arquero titular del Millo: “Aunque cada día me siento más cómodo, más tranquilo y con más confianza, es muy difícil darse cuenta de que sos el arquero titular de la Primera de River. Yo soy hincha de toda la vida, y de chico iba al club, entrenaba en el sintético y veías a Carrizo, a Lux, y pensabas “qué locura”. Lo veía muy lejano. Hoy me toca y lo tengo que asimilar. Y los chicos me hacen sentir que ese es mi lugar. Eso ayuda”.

“El sentimiento por los colores suma. Y es así tal cual: si ves una foto mía de bebé, tenía los pañales de River. Es la parábola del sueño de cualquier hincha: si te preguntan de chiquito siempre vas a decir: ‘Jugar en la Primera de River‘. Yo soy un hincha que está cumpliendo ese sueño”, finalizó Batalla, en diálogo con Diario Olé.