Tags:

La Selección no pudo romper la maldición

Con la presencia de jugadores y ex jugadores millonarios, el seleccionado se quedó en la puerta de una nueva consagración tras perder por penales frente a Chile.

La Selección Argentina nuevamente se quedó con las ganas de alzarse con la gloria máxima. Como viene sucediendo en el último tiempo, no pudo quedarse con la Copa América Centenario tras perder con Chile por penales.

Esta es la tercer final consecutiva para el seleccionado que actualmente dirige Gerardo Martino, siendo las tres derrotado y sin poder marcar un sólo gol. Pese a la excelente campaña, nuevamente la final fue el talón de Aquiles de la albiceleste.

Como nos tuvo acostumbrados en toda la competición, el seleccionado presentó un equipo plagado de jugadores que supieron vestir la banda: Mercado, Funes Mori, Mascherano e Higuaín estuvieron desde el arranque. Además ingresaron Lamela y Kranevitter.

Nada que reprocharle a la defensa, que completó una copa increíble concediendo tan sólo 2 goles. Mercado y Ramiro estuvieron a la altura desde el primer minuto. Jonathan Maidana, con escasos minutos, también completó una actuación más que decente.

No hay mucho que decir de Javier Macherano: emblema y pieza fundamental de este seleccionado. El Jefecito sigue demostrando por qué es uno de los mejores en su puesto. Pese a las caídas, busca y merece un título hace mucho tiempo, al igual que Lionel Messi.

La maldición se traslada a Gonzalo Higuaín. Otra vez, en un momento decisivo, el Pipa falló. Esa falta de definición costó caro, una vez más. Si bien completó un torneo aceptable, nuevamente se quedó con las ganas de gritar campeón con el seleccionado en lo que tal vez fue su última oportunidad.

Finalmente, destacar el trabajo de Augusto Fernández, Lamela y Kranevitter. Jugadores que cuando les tocó entrar, dejaron en claro que están por méritos propios. Los tres lograron un buen rendimiento y sumaron minutos, importantes pensando de cara al futuro.

Con una nueva final perdida, la Argentina retomará la actividad en la próxima fecha de eliminatorias. Si bien el objetivo no se logró, el equipo de Gerardo Martino debe estar conforme con el rendimiento futbolístico que dejó a lo largo de todo el torneo. Será cuestión de dar vuelta rápidamente esta triste página y volver a intentarlo.