Tags:

Acuerdo casi completo

Con la oferta formal realizada y aceptada por los representantes y el jugador, sólo resta el visto bueno de la dirigencia de Atlético Nacional para que Armani se convierta en el primer refuerzo de River. 

El arco poco a poco parece estar seguro nuevamente. Tras la partida de Marcelo Barovero, ese gigante que quedó plasmado en la historia grande de River, comenzaron a sonar varios nombres para suplantar su dolorosa partida: Andújar, Marcos Díaz y Barreto fueron algunos de los arqueros que estaban en la mira del ‘Millonario’.

Sin embargo, el que se llevó todas las miradas -y las ofertas- fue Franco Armani: el arquero que está haciendo una estupenda temporada en Atlético Nacional, está a un paso de convertirse en  el primer refuerzo de River. Semifinalista en Copa Libertadores y en la liga local, el arquero se mostró desde el principio muy interesado en vestir los colores del Más Grande.

“Solicitamos una reunión con los dirigentes de Atlético Nacional para que nos den una respuesta a la oferta formal de River. En el contrato de Franco existe una clausula de rescisión que podemos ejecutar hoy mismo”, comentó Martín Aráoz, representante del jugador.

La oferta que realizó el ‘Millonario’ ronda los 2 millones de dólares, justamente el precio de la clausula de rescisión de Armani. ¿Cuál es el problema entonces? Atlético Nacional no quiere soltarlo, alegando que el jugador es intransferible. Su presidente, Juan Carlos De La Cuesta, se ve firme en la decisión de no querer liberar el pase del arquero santafesino.

“Estamos tratando de que el Atlético pueda venderlo para ganar dinero y lo pueda utilizar hasta el final de la Copa Libertadores“, comentó Petropulos, su otro representante. La intención de Armani es arribar apenas termine la competición continental.

Si bien River está dispuesto a esperar por la llegada del arquero, el acuerdo debe firmarse cuanto antes para que la situación en la valla esté segura. La próxima semana traerá definiciones, ya que los representantes viajarán a Medellín con la intención de cerrar el acuerdo de una vez por todas.