Tags:

A dos años de la asunción de Gallardo

Hace exactamente dos años, Marcelo Gallardo asumía la dirección técnica de River tras la renuncia de Ramón Díaz. Con cuatro títulos internacionales, se convirtió en el más exitoso de la historia.

River venía de ser campeón con Ramón Díaz y de manera inesperada el riojano pegó el portazo. Cuando parecía que se venía un futuro negro por la salida del exitoso entrenador, Enzo Francescoli llamó a Gallardo (estaba en reuniones con Newell’s) para que sea el próximo entrenador de River, una decisión que marcó la historia.

La tarea no era fácil ya que el equipo venía de ser campeón y Ramón había dejado la vara alta. Pero lo que parecía una presión para el entrenador se terminó convirtiendo en una motivación para ver una versión mejorada del River campeón del Torneo Final.

“Tenemos que ir por más”, declaró el Muñeco en la conferencia de prensa de su asunción. Y vaya si lo logró. Con un fútbol extraordinario, el equipo brilló en las primeras fechas del torneo y Copa Sudamericana. Sobre el final del semestre, el rendimiento bajó un poco pero alcanzó para obtener la Sudamericana y faltó un poco más de recambio para quedarse con el torneo local (se escapó sobre el final).

Pero la obtención de la Sudamericana tuvo un detalle especial. En semifinales eliminó al rival de toda la vida. Pero como si fuera poco, no le alcanzó y seis meses después lo eliminó en octavos de final de la Copa Libertadores. Si, dos veces en seis meses. Por copas internacionales. Histórico.

Luego de obtener la Recopa Sudamericana frente a San Lorenzo, el Millonario se jugó de lleno a la Copa Libertadores. Con un equipo diferente al del primer semestre donde se mostraba más actitud que fútbol, la Libertadores volvió a las vitrinas del Monumental luego de 19 años. Días después de la obtención de la Copa, el calendario dijo que había que ir a Japón para disputar la Suruga Bank, torneo que también se consiguió.

Primero por la Suruga y luego por el Mundial de Clubes. Japón se hizo un lugar habitué de River. El objetivo de llegar a la final del Mundial de Clubes se consiguió pero el Barcelona fue demasiado para un River que le hizo fuerza hasta donde pudo.

Con otra Recopa Sudamericana por jugar (en agosto frente a Independiente Santa Fe), Gallardo podría alcanzar su quinto título internacional, misma cantidad que tenía River a lo largo de su historia antes de su llegada. Lo que le faltó como jugador para convertirse en ídolo lo consiguió desde el banco. ¡Gracias Muñeco!