Tags:

Una defensa desarmada

Frente a un gran recambio por lesiones y ventas, el puesto más seguro del equipo se disolvió poco a poco. Momento de reconstrucción en el Más Grande.

Con la llegada de Marcelo Gallardo, River se reinventó desde lo futbolístico. El técnico logró encaminar al equipo hacia una racha de títulos que lo pusieron en lo más alto del continente. Sin dudas, uno de los puestos más importantes en ese equipo, era el defensivo.

Esa solidez defensiva, con la que se levantaban las bases del equipo, llevó a la obtención de cuatro títulos internacionales en fila: Copa Sudamericana, Recopa, Copa Libertadores y Suruga Bank. Además, el gran presente que los defensores millonarios afrontaban, les valió la convocatoria a la selección Argentina.

Mercado,Maidana,Funes Mori, Vangioni. Esos fueron los cuatro pilares en el comienzo de la era ganadora del ‘Muñeco’. El primero en irse fue Funes Mori. Ramiro sorprendió a todos con su rendimiento y emigró al Everton. Lamentablemente, ningún reemplazo estuvo a la altura: Balanta sufrió demasiadas lesiones además de su inestable continuidad, y Mammana no tuvo el tiempo necesario en cancha. Tal fue el problema defensivo que hasta Ponzio tuvo algunas  actuaciones como defensor central, ante la falta de jugadores en el puesto.

Al gran vacío que dejó Ramiro en el puesto, se le suma la reciente partida de Leonel Vangioni por la banda izquierda. El incansable lateral dejó Núñez y se mudó a Milán. Tal vez, Milton Casco y su notable mejora en lo futbolístico hagan olvidar rápidamente la ausencia del ‘Piri’.

De los dos defensas restantes, uno suena con mucha fuerza para irse: nada más y nada menos que Gabriel Mercado, uno de los hombres más correctos y cumplidores en su puesto, podría abandonar el club en este receso. Esto significaría un nuevo dolor de cabeza para Marcelo Gallardo, que ve con buenos ojos la llegada de Víctor Salazar ante una eventual partida de ‘Gaby’. Al interés por Mercado, se le suma el interés por Emanuel Mammana, que ya entabló negociaciones con el Inter de Milan.

Con la venta de jugadores muy importantes y reemplazos que no lograron estar a la altura, River poco a poco perdió esa  seguridad en el fondo que lo caracterizaba. Hoy, y a la espera de nuevos jugadores que puedan revertir esta mala situación defensiva, Marcelo Gallardo sabe que deberá trabajar mucho para encontrar nuevamente una primera línea infalible como la de sus comienzos.